Nancy

Nancy

jueves, 21 de febrero de 2008

EL deleite de la Investigación



Para investigar, hay que partir de presupuestos ideológicos nulos. No cabe investigar si uno va a ratificar su opinión rápida. Porque entonces, las averiguaciones se encaminan a buscar argumentos que confirmen que aquella idea inicial era correcta. Y así, uno se anula como real investigador.

El investigar en el mundo de las ideas requiere una asepsia personal sobre el tema, asepsia que parece que no se prodiga. Uno debe sentirse desprendido del tema que analiza. Sólo así logrará la independencia mental y emocional imprescindible para llevar a cabo sus análisis, para no sesgar éstos, para no tirar de la mesa las vías de análisis que puedan poner en peligro la propia convicción. De hecho y en este asunto, tener una convicción ideológica asumida inhabilita a uno para hacer investigación. Sólo una honradez absoluta nos permitirá investigar el origen de nuestras creencias y filosofía de vida. Y parece difícil imaginar una honradez absoluta cuando están en juego las convicciones personales propias más íntimas y existenciales.

Por eso hay que decir que investigar no es lo mismo que quedarse tranquilo. Investigar es averiguar la verdad de una cosa. Y para poderlo hacer, hay que quererlo hacer. Otro requisito evidente es que para averiguar la verdad de una cosa hay que partir de la base de que la verdad tal vez no esté descubierta. Tan castrador para la investigación sería dar por hecho que lo que se acepta como verdad no puede serlo y que hay que "descubrir" alguna solución nueva, como asumir que no hay nada que investigar porque todo está ya descubierto.

Es por eso que debemos tener en cuenta que la opinión personal rápida como la convicción ideológica propia, pueden ser obstáculos insuperables que impidan al lector convertirse en investigador del mundo de las ideas. Esas mismas circunstancias le impedirán argumentar con ejemplos sacados de la vida misma, de su propio trabajo. Porque cuando se dan los obstáculos ya mencionados, no se pueden mostrar los resultados de unos cientos de horas que nunca se dedicaron al tema que sólo mentalmente se defiende.

El investigar es un arte, no lo dejemos caer en el hoyo de la historia, por el contrario, debemos alzarlo al asta de la sabiduría, en donde encontrará un lugar perfecto para poder día tras día crecer y evolucionar a niveles infinitos con lo que hará de nosotros seres humanos más desarrollados integralmente.

Escrito por Delfo Tomislav Gastelo M.



martes, 19 de febrero de 2008

Enfoques de la Investigación.

A decir de Isaac Asimov (1979), el método científico, en su vesión ideal, consiste en:

  1. Detectar la existencia de un problema
  2. Separar luego y desechar los aspectos no esenciales
  3. Reunir todos los datos posibles que inciden sobre elproblema, mediante la observación simple y experimental.
  4. Elaborar una generalización provisional que los describa de la manera más simple posible: un enunciado breve o una formulación matemática. Esto es una hipótesis.
  5. Con la hipótesis se pueden predecir los resultados de experimentos no realizados aún y ver con ellos si la hipótesis es válida.
  6. Silos experimentos funcionan, la hipótesis sale reforzada y puede convertirse en una teoría o en una ley natural.
De ahí a tener en cuenta los enfoques que plantea el video, sobre el particular: