Nancy

Nancy

sábado, 4 de febrero de 2012

¿Cómo nacen los investigadores?

En estos tiempos que surgen falsos doctores, los jóvenes merecen conocer a los verdaderos doctores en ciencia y tecnología.

Juan Carlos González González, un niño tacneño que vino a Lima para ser científico. Ahora es un físico sanmarquino que ha obtenido un verdadero doctorado por la Universidad Autónoma de Barcelona, gracias un quinquenio de esfuerzos en investigación.

Una entrevista que es publicada en el suplemento de Ciencia y Tecnología en el diario “La Primera”

¿En qué escuela y colegio estudiaste?

Realice mis estudios de primaria y secundaria en el Colegio Parroquial Cristo Rey que se encuentra ubicado en el distrito de Para en la Heroica Ciudad de Tacna, desde el año 1976 a 1986.

¿Quién te animó a postular a San Marcos?

Cuando termine el colegio, tenía claro que mi vocación era seguir estudios en ciencias físicas, por lo cual buscaba una universidad donde impartieran la carrera de física. Contaba con el apoyo incondicional de mis padres, que aunque deseaban que escogiera la carrera de medicina, aceptaron mi decisión de estudiar ciencias físicas. En la UNMSM conocí un grupo de estudiantes denominado “Museo Histórico de Ciencias Físicas” que tenían a su cargo el antiguo gabinete de física de la Casona de San Marcos, donde realizaban nuevos experimentos en física, lo cual me hizo decantarme por la UNMSM, y quien lo iba a decir, termine siendo coordinador general así como asesor del mismo en el futuro, y en la actualidad soy miembro honorario.

¿Quién lo hizo para ir a la UAB?

Luego de terminar los estudios de licenciatura en física, realicé estudios de maestría en física con mención en física del estado sólido donde redacte una tesis sobre materiales superconductores bajo la dirección del Dr. Ángel Bustamante quien es el líder del grupo de cerámicos y nanomateriales en la facultad de ciencias físicas de la UNMSM. Como él sabía de mis intenciones de continuar con los estudios de doctorado, me animó a proseguir con los estudios de doctorado pero con el Prof. Xavier Obradors del Instituto de Ciencia del Materiales de Barcelona (ICMAB) – España, quien lidera un grupo puntero en el tema de materiales superconductores, lo cual sería muy bueno para el grupo, y por supuesto muy bueno para mi formación académica e investigadora. Todo fue posible a través de una beca de estudios de la Agencia Española de Cooperación Internacional del ministerio de Asuntos Exteriores de España.

¿Cómo escogiste la disciplina que cultivas?

Siempre he tenido la inquietud de conocer el funcionamiento de los distintos artefactos eléctricos y poder encontrar respuestas satisfactorias a los fenómenos que observaba, pero toda esa inquietud fue canalizada y aquilatada a través de mis profesores en la secundaria, muy especialmente en las clases de laboratorio de biología, física y química, impartidos por el Prof. Alejandro Cornejo (Matemática y Física) y su esposa la Sra. Elena (Biología y Química).

¿En qué consistió tu trabajo de investigación?

El trabajo de investigación estuvo enmarcado en un proyecto europeo denominado “Sol Gel Superconducting Long Length Coated Tapes (SOLSULET)”, que consistió en el crecimiento por métodos químicos de capas del superconductor YBa2Cu3O7 con altas densidades de corriente crítica depositados sobre sustratos tecnológicos, tal como acero o níquel, para su aplicación en el transporte de corriente eléctrica. Mi trabajo se desarrollo en el departamento de materiales magnéticos y superconductores del ICMAB donde participé junto a otros amigos becarios en la caracterización estructural de capas delgadas del superconductor YBa2Cu3O7 depositadas primero sobre sustratos monocristalinos, y posteriormente sobre sustratos tecnológicos.

¿Y tu trabajo de tesis?

La tesis versó en la caracterización por métodos físicos de las capas delgadas de YBa2Cu3O7 sobre sustratos monocristalinos y tecnológicos para obtener muy buenas propiedades superconductoras así como altas densidades de corriente crítica, especializándome en la caracterización mediante la espectroscopía micro-Raman.

¿Si trabajo de tesis y solo el trabajo de investigación te significó un diploma o título?

Tanto trabajo de investigación como la tesis culminaron en la obtención de un máster en ciencia de materiales, un diploma de estudios avanzados, un grado académico de doctor en física, así también como la homologación del título profesional de licenciatura en física al español y una patente de invención.

¿Qué tema investigas actualmente?

Ahora me encuentro en el Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla, donde participo en la investigación de las propiedades estructurales y ópticas en el crecimiento de capas delgadas orgánicas para su aplicación como por ejemplo en ventanas de baja emisividad, celdas fotovoltaicas, sensores fotónicos. Estas capas son crecidas mediante técnicas tales como: magnetron sputtering y plasma, y las caracterizo utilizando las técnicas de elipsometría, DRX, SEM, TEM, espectroscopia Raman e infrarroja.

¿Qué otros peruanos científicos conoces en España?

Aunque en mis estancias como postdoc he conocido a diferentes científicos de distintas nacionalidades, particularmente en Sevilla conozco al Dr. Juan Tejedo Huamán del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.

¿Piensas regresar al Perú?

Todavía, pues mi presencia en España en una institución de investigación ayuda mucho para realizar publicaciones en revistas y congresos internacionales, a través de los resultados de las medidas de distintas propiedades sobre las muestras producidas en Perú mediante equipos costosos aquí, así también como la búsqueda de bibliografía en revistas especializadas pues nuestras universidades aún están implementando sus suscripciones.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA por Modesto Montoya


Cómo impulsar la ciencia, la tecnología y la innovación en el Perú?

Pronunciamiento

La Historia ha mostrado que con ciencia, tecnología e innovación (CTI) se resuelve problemas relacionados con: salud, obtención y utilización de energía, alimentos; mejor aprovechamiento de la tierra; suministro de agua potable, productividad, competitividad y crecimiento económico.

Inadecuadas políticas de CTI

En el Perú estamos lejos de comprender el valor de la triada CTI, por lo que no existe ni siquiera un organismo público con el suficiente nivel político como para proponer, promover y ejecutar adecuadas políticas públicas en este sector. El CONCYTEC, que realiza enormes esfuerzos para promover la creación de parques tecnológicos y promover la ciencia y la tecnologías, no se le ha asignado recursos suficientes para hacerlos efectivos, ni tiene acceso al Consejo de Ministro para proponer políticas adecuadas. Las consecuencias de esta debilidad se reflejan en los correspondientes indicadores de políticas públicas de CTI:

· En el 2004, en millones de dólares americanos para la investigación y el desarrollo (I+D), el Perú invirtió 240; mientras que Chile, México y Brasil invirtieron 1 233, 4 924 y 13 433, respectivamente.

· La Ley de Presupuesto de la República del Perú prohíbe nombramientos en el Estado de personas que no tengan Ley de Carrera, que es el caso de los investigadores científicos y tecnológicos. La empresa privada prácticamente no contrata investigadores. Así, en el 2004, el número de investigadores por cada millón de integrantes de la PEA fue 390 en el Perú, mientras que Brasil, Chile y Argentina fue de 1 590, 2 580 y 2 990, respectivamente.

· Baja producción CTI y dependencia de recursos naturales no renovables

Como resultado de las inadecuadas políticas, no existe masa crítica de investigadores para llevar a cabo proyectos significativos para el desarrollo; lo que ha llevado al Perú a las siguientes situaciones:

· Entre los años 1990 y 2005, el Perú es uno de los países de Iberoamérica con menor número de publicaciones científicas por habitante.

· Entre 1990 y 2005, el número de solicitudes de patentes de residentes en el Perú de 46 pasó a 38, mientras el número de solicitudes de patentes de los no residentes pasó de 222 a 786.

· En el 2004, en el Perú se otorgó 15 patentes a residentes, entre tanto que en países como las Argentina y México otorgó más de 100.

· Las exportaciones del Perú prácticamente se limitan a los recursos naturales no renovables cuyos precios son volátiles.

Propuestas de nuevas políticas de CTI

Para cambiar la realidad arriba descrita, debe adoptarse, entre otros, los siguientes elementos de políticas de Estado:

· Establecer las prioridades de CTI en los campos de biotecnología, nanotecnología, tecnologías de la información y comunicación, y ciencias cognitivas.

· Incrementar la inversión en I+D de 0.1% anual, durante 20 años.

· Crear polos científico-tecnológicos en los que institutos, universidades y empresas participen en investigaciones conjuntas.

· Participar con el 50 % de la inversión en proyectos de investigación científica y tecnológica de instituciones y empresas.

· Establecer la carrera del investigador científico y tecnológico (CICT) del Estado, la que asegure ingresos competitivos a nivel internacional a científicos e ingenieros que tengan también nivel internacional, de modo que sea atractivo para los talentos en extranjero (peruanos o extranjeros), quienes pueden ser asignados a trabajar en el sector privado.

· Establecer el ingreso de un contingente anual de investigadores a la CICT para participar en los proyectos que se definan de acuerdo a las prioridades establecidas.

· Crear agregadurías científicas en los países desarrollados, de modo que se lleve a cabo una diplomacia que consiga recursos internacionales para proyectos de interés nacional e internacional.

· Establecer un concurso nacional de estudiantes de secundaria para adjudicar becas integrales a los mejores estudiantes que sigan carreras de ciencias e ingeniería; y, de conservar su rendimiento, otorgarles becas en universidades de prestigio en el extranjero, con el compromiso de trabajar para el Perú por el mismo periodo que recibió la beca.

· Crear escuelas y colegios que pongan énfasis en ciencias, para que se conviertan en semilleros de científicos e ingenieros.

· Finalmente, para que estas propuestas tengan probabilidades de éxito se debe:

· Crear el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para que (en el seno del Consejo de Ministros) proponga y promueva adecuadas políticas públicas de CTI (entre las cuales estén las arriba mencionadas) y las ejecute conjuntamente con todos los agentes de CTI.

Fuente: http://puraciencia.lamula.pe/