Nancy

Nancy

sábado, 17 de enero de 2009

No hay desarrollo sin ciencia

La inversión más necesaria es la innovación y tecnología. A decir del Ing. Juan Inchaústegui, (lo cual compartimos y hacemos nuestro el artículo publicado en el diario el comercio del día de hoy). En los programas de reactivación desde el año 2005 a la fecha todos los planes de gobierno (con excepción del Dr.Valentín Paniagua) sufren de ausencia e impulso a la innovación, la ciencia y la tecnología.

Y lo más grave, ni se le reclama para el desarrollo. Como país, sostenemos el 0.16 % del PBI en toda América Latina como porcentaje de inversión, mientras que en Brasil se destina el 1% y en Argentina el 0.5%; en China se llega al 1.35% (nueva locomotora del desarrollo).

No se entiende aún que no hay desarrollo sin ciencia y tecnología y por lo tanto seguiremos en la zaga sino formamos conciencia primero, educamos luego y promovemos a la vez la innovación la ciencia y la tecnología.

Y en ese esfuerzo el Estado tiene, en una sociedad como la nuestra -subdesarrollada- la obligación moral de liderar y estimular resueltamente los programas e inversiones para lograr tales objetivos.

Un ejemplo de que sí se puede, que existe capacidades, y que hay demanda en el Perú, tenemos el Programa desarrollado por el Fincyt, que es el Programa de Ciencia y Tecnología de la Presidencia del Consejo de Ministros, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo en el Perú. Este programa ha logrado desarrollar y ejecutar en menos de un año y medio un presupuesto de 36 millones de dólares para cinco años.

En el lapso de un año se han presentado 533 proyectos a los concursos convocados y se aprobaron 113. Ejemplo de tres proyectos distintos en el campo del conocimiento: "Estudio de la genética del color del máiz morado y desarrollo del germoplasma", "Recuperación de la poblaciones del camarón de río", y "Enlaces inalámbricos de larga distancia en zonas rurales".

Lo que se evidencia es que el desarrollo de la ciencia, y la tecnología van de la mano de la inversión; y que sin duda en el Perú, debería duplicarse en programas como el de este tipo. Abiertos a la innovación, la creatividad, la investigación. Solo falta un firme decisión política de quien tienen en sus manos el destino de nuestro país y sus instituciones.

Una reflexión de uno de los más grandes científicos de la humanidad, Albert Einstein (quien en 1948 dijo) "Todos los imperios del futuro serán imperios del conocimiento. Solo serán exitosos los países que entiendan cómo generar conocimientos y cómo protegerlos. Cómo asegurar que los jóvenes talentosos se queden en el país. Los otros países se quedarán con litorales hermosos, con iglesias, con minas, con una historia fantástica, pero probablemente no se queden con las mismas banderas, ni con las mismas fronteras, ni mucho menos con un éxtio económico."

Inchaústegui, J. (enero, 17/2009). Editorial El Comercio, pág a6.



No hay comentarios.: