martes, 8 de enero de 2008

Actualidad

Actualidad de Simone de Beauvoir

“La libertad jamás será algo otorgado,

sino que deberá conquistarse.”

Simone de Beauvoir.

Una no nace, sino que se convierte en mujer. Con esta idea Simone de Beauvoir inauguró la forma moderna de comprender la problemática femenina y se convirtió en la feminista más relevante del siglo XX. La empresa radical y ambiciosa de El segundo sexo fue mostrar que las características humanas consideradas femeninas son adquiridas por las mujeres en vez de derivarse "naturalmente" de su biología.

La obra de la escritora francesa sigue viva en el centenario de su nacimiento

De Beauvoir sostuvo que el significado cultural se monta sobre el dato biológico o sea, que lo determinante en la construcción de la feminidad es el conjunto de procesos culturales y psicológicos que marcan con determinadas atribuciones y prescripciones a las personas con sexo de mujer. Al tomarse a ella misma como referencia explicativa le dio a su argumento un etnocentrismo cuestionable desde una perspectiva antropológica, pero también le otorgó la inspiración que conmueve a sus lectoras. La fuerza de El segundo sexo radicó en su capacidad para responder a las inquietudes femeninas del momento y la consagró como la pionera de ese campo de investigación llamado estudios de género.

El segundo sexo se publicó por primera vez en 1949 y a principios de los setenta se convirtió en una pieza fundamental del nuevo pensamiento feminista. Las teóricas de distintas tendencias (Betty Friedan, Kate Millet, Shulamith Firestone, Juliet Mitchell, Germaine Greer y muchas más) le dedicaron sus trabajos, la visitaron en París, la entrevistaron. También en Francia las jóvenes feministas se le acercaron, pidiéndole apoyo para la causa. Simone de Beauvoir estableció una sección feminista en Les Temps Modernes y colaboró en la publicación de la revista Questions Feministes.

Hoy, a la distancia, parecería que las agresiones que recibió De Beauvoir por la publicación de El segundo sexo tenían más que ver con un gran resentimiento por el modelo atípico de mujer y de relación de pareja que ella ejemplificaba que con las reflexiones atrevidas que sostenía. Si bien ella había dicho que escribió esa obra para responderse qué le había significado ser mujer, su persona en sí representaba un inusitado ejercicio de liberación femenina que provocaba y hería.

Su vida y su obra continúan despertando debates apasionados pues ambas plantean cuestiones esenciales a la eterna interrogante sobre la condición femenina. Entrevistada por Margaret A. Simons en septiembre de 1985, De Beauvoir responde a una serie de preguntas sobre su vida, su feminismo y la opresión de las mujeres. Cuando Simons le dice: "¿Y la forma de eliminar la opresión es...?", ella responde tajante: "Ser independiente. Trabajar". Ella lo hace escribiendo.

Poco después Sartre indaga: "¿Cómo se siente en la vida una mujer de letras?" Ella exclama "¡Una mujer de letras es una expresión rara!", y más adelante dice: "No pienso que haya diferencia entre vivir la vida como escritor o como escritora. Pero se está lejos de admitir que una escritora es ante todo una mujer que ha consagrado su vida a la escritura y que no ha tenido lugar para otras ocupaciones llamadas femeninas. Por ejemplo, se me ha reprochado mucho el no haber tenido hijos, mientras que nadie se lo ha reprochado a usted, aunque sea tan normal para un hombre como para una mujer tener hijos y se los pueda querer tanto siendo padre como madre. Pero el reproche ha caído sobre mí porque se piensa que una escritora es, ante todo, una mujer que se distrae escribiendo, lo que no es cierto, porque es el conjunto de una vida que está estructurada por y sobre la escritura y, por tanto, aquello implica montones de renuncias, montones de elecciones también, y éste ha sido mi caso. He vivido verdaderamente en la medida en que quería escribir".

Tal vez lo verdaderamente impresionante de Simone de Beauvoir es que se trata de una mujer que tempranamente tomó conciencia de su deseo, y aunque éste iba en contra de las tradiciones y de la lógica cultural de la sociedad que le tocó vivir, tuvo la voluntad y la fuerza para convertirlo en realidad. Por eso su importancia no sólo radica en lo que escribió, lectura obligada para quienes desean pensar sobre las mujeres, sino también en su vida, pues, con todo y sus contradicciones, ésta es el testimonio de una mujer que se rebeló contra el status quo planteando su realización personal a través del trabajo. A cien años del nacimiento de Simone de Beauvoir, todavía muchas mujeres estamos librando esa batalla.

Marta Lamas antropóloga mexicana y directora de la revista Debate Feminista. El País, 06 de enero 2008. (Tribuna)

18 comentarios:

Anónimo dijo...

En la actualidad el feminismo y el machismo ya no esta tan enraizado.

Los dos generos no podrán hacer cosas iguales pues por sus condiciones físicas, biológicas , psicológicas ; pero si nos ponemos a pensar son ambos seres humanos pero diferentes , es que esa es la naturaleza que Dios a creado , dos seres que se puedan complamentar .

La misma humanidad a veces se discrima sola proponiendo frases, chistes,normas,ect. Se han puesto a pensar ¿Por qué no hay día del ser humano?, simple

véase

(http://www.todoarquitectura.com/v2/foros/Topic.asp?Topic_ID=18116&FORUM_ID=47&CAT_ID=2&Forum_Title=El+Rinc%F3n+del+Ocio&Topic_Title=Dia+Internacional+del+Hombre)

(http://www.minsa.gob.pe/efemerides/dia_mujer/mujer.htm)

ANA NUÑEZ HUERTAS
UNFV 5ºto año
Ed. Inicial "B"

Anónimo dijo...

La mujer se enfrenta a retos cada vez mayores, toda vez que es más exigente su presencia en el proceso de empoderamiento que se ha ganado a través de la historia.
La mujer ha jugado un rol histórico todavía no mesurado, pero decenio a decenio ha logrado trastornar el orden social tradicional. Esto hace que su personalidad, haya tenido cambios en su forma física y su género; hoy en día las mujeres presentan circunstancias médicas similares a las de su compañero.Todos estos cambios socioculturales, conllevan a las alteraciones que sus conquistas han desatado sobre su personalidad femenina. Simone de Beauvoir enfoca un análisis especìfico sobre el papel de la mujer en la sociedad y eso lo vemos reflejado en los cargos que ocupa en la polìtica, etc. Con el pasar de los años la mujer adquiriò su libertad de expresarse y de tomar decisiones en la sociedad de generaciòn en generaciòn, fue una situaciòn que traspasò fronteras, por ello no olvidemos la frase de este matemàtico Charles Fourier "El grado de civilización de una sociedad se mide por el grado de libertad de la mujer".

Rosapia Rios Sànchez
Educaciòn Inicial B
9 CICLO
unfv

Dra. Nancy Olivero Pacheco dijo...

Ana :
Muy buena reflexión, exactamente "no existe un día del ser humano", y más bien siempre se habla del "HOMBRE" y en esa palabra incluyen a la mujer, hablar del "hombre" es hablar de ambos sexos, sin distingo de ninguna clase.

Durante siglos la mujer vivió esta situación de perpetua minoridad, desde hace unos cien años y más aún en las tres últimas décadas el despertar ha adquirido un caracter colectivo y una dimensión universal.
Ya hace más de cien años, John Stuart Mill negaba que alguién pudiese conocer la naturaleza de los sexos. A la luz de los conocimientos que nos proporciona la psicología, la sociología y la antropología actual, la tesis de Stuart Mill parece ampliamente confirmada.

Nancy.

Dra. Nancy Olivero Pacheco dijo...

Exactamente Rosapía, "El grado de civilización de una sociedad se mide por el grado de libertad de la mujer".

Las diferencias biológicas y hormonales entre el varón y la mujer que establecen diferencias anatómicas de acuerdo al sexo, no tiene por qué traducirse culturalmente en diferentes "roles" sociales, y menos todavía, en diferentes funciones que ponen a un sexo en situación de inferioridad respecto al otro.

Y si hablamos de "empoderamiento", las estadísticas muestran de manera harto evidente y decisiva que la mujer es más apta que el varón para la supervivencia biológica. A principios de siglo la vida media de las mujeres, tomando un promedio mundial, era alrededor de tres años más que los hombres; en 1979 esa vida media de las mujeres oscila entre cinco y ocho años más que los hombres, según los países.

Si a ello añadimos otro hecho fácilmente contrastable: la mayor resistencia física y moral a las enfermedades y ... que las mujeres son las que dan a luz a los hijos, ¿en que queda el mito del "sexo débil"?

pero como ustedes dicen varón y mujer somos complemento, y una fuerza en que ninguno es superior al otro.

¡¡¡ Muy bien chicas sigamos participando¡¡¡¡

Nancy.

Anónimo dijo...

Bueno pienso que las mujeres están saliendo adelante a pesar de las limitaciones que los hombres puedan decir, como por ejemplo: que la mujer debe ser la que atienda a los hijos, limpie los quehaceres de la casa, etc. En este siglo las mujeres quiere ser algo en la vida tiene misiones, visiones, quieren ganarse su plata por su propio esfuerzo y no estar esperando que el esposo le dé, los tiempos de antaño creo que ya pasaron aunque en algunos partes el hombre se cree que tiene el poder de mando por eso vemos a mujeres maltratadas, asesinadas , pero también hay mujeres que por sí solas salen a buscar trabajo pero a pesar de eso, algunos hombres no les dan porque simplemente son del sexo femenino, ya basta de machistas creo que la mujer se a ganado su puesto en la sociedad , ella tiene los mismo derechos anhelos pensamientos de verse realizada profesionalmente, sobre todo que haya igualdad entre el hombre y la mujer en el ámbito social.
Vanessa Quispe Utani
Inicial “B”

Anónimo dijo...

En el comentario de vanessa quispe , el hombre no le pone una barrera al desarrollo de la mujer , es nuestra mentalidad implantada desde generaciones , que nuestro inconciente nos dice , en algunas ocaciones ¿Eso no lo puedo hacer yo , ay! si fuera hombre? .

Ninguna persona se tiene que sentir inferior a otra por su género , creencias, económia , ect.


El ser humano sin distinción de género lo que se propone lo logra y todos tenemos un valor y propósito en la tierra.

¡EL QUERER ES PODER! , y más aún ¡LA UNIÓN HACE LA FUERZA!

Ana Luisa Nuñez H.
U.N.F.V
5to Año "B"
Educación Inicial

Anónimo dijo...

El movimiento feminista es en parte una lucha por el reconocimiento de igualdad de oportunidades con los hombres, y para la igualdad de derechos independientemente del sexo. Las dificultades para obtener este reconocimiento se han debido a factores históricos combinados con las costumbres y tradiciones sociales. En la actualidad, gracias a los cambios económicos y al apoyo que han recibido tanto en sus posicionamiento en la sociedad las mujeres tienen acceso a carreras y trabajos, más allá de la atención de los quehaceres domésticos o de ama de casa, este ha sido un gran paso hacia la igualdad de oportunidades . Pero todo ello me ha hecho reflexionar y me he cuestionado :¿En el siglo XXI que clase de mujer queremos ser?

MARLENE SALINAS
EDUCACION INICIAL B
IX CICLO

Dra. Nancy Olivero Pacheco dijo...

Yo diría ¿qué clase de mujer estamos siendo en el siglo XXI?
A decir de Simone, la mujer está ahí como problema. Lleva sobre sí el peso de una situación alienada, opresora, su situación no le viene por el hecho de serlo, sino por la relación en que la pone el hombre. Unos recurren a la naturaleza, otros a los complejos, otros a la historia. En el fondo culpan al destino.

Esta en la mujer en parte como bien dice Vanessa, es hora de voltear la página y ocupar el lugar que nos corresponde.
tema polémico y que hay mucho por leer...

angeles ,inicial A dijo...

La liberación de la mujer es un proceso histórico irreversible, por lo que hay que aceptarlo con sus pros y sus contras. Conseguir la plena autonomía de la mujer, ese es el verdadero objetivo feminista. No basta con hacerlas ministras, para que hagan luego lo que el jefe las manda, como venían haciendo lo que las mandaba el marido . La vida política es el campo donde las mujeres han logrado que se le dé respaldo a esta revolución, que ellas ejerzan sus derechos a través del voto, y que tengan la posibilidad de decidir igual que el hombre quién gobierne y, sobre todo, que puedan ocupar puestos de decisión y poder.En el ámbito religioso, poco propenso a estimular cambios especialmente en el ámbito de la planeación familiar, la revolución femenina ha tenido también momentos de expansión y liberación como el propiciado por el Concilio Vaticano II, en el que se menciona el papel femenino como promotor de la vida y salvaguarda de los valores familiares, y se envía a las mujeres un mensaje sobre su innata igualdad con los hombres y donde se les dice textualmente, “ha llegado la hora en que la mujer adquiere en el mundo una influencia, un peso, un poder jamás alcanzado hasta ahora”.
Pese a estos avances ideológicos que dan un lugar justo a las mujeres, paradójicamente en muchas familias se mantiene la transmisión de los roles tradicionales del hombre y la mujer y se siguen poniendo las trabas que coartan el desarrollo integral de ésta.
Es ahí donde se están dando las batallas más intensas de esta revolución, pues son las tradiciones y las propias mujeres las que siguen transmitiendo a sus hijos e hijas los patrones culturales que mantienen el sometimiento de la mujer y no le permiten ejercer su libertad y pleno derecho de decidir sobre su vida, independientemente del ámbito laboral, social, intelectual o espiritual que ella decida.Los propios medios de comunicación que aparentemente liberan a la mujer, ofrecen estereotipos femeninos que nada tienen que ver con la verdadera libertad de elección y plena dignidad de la mujer.
Es importante estar atentos para que estos cambios se den justamente en esa dirección donde los seres humanos, hombres y mujeres, puedan alcanzar niveles de conciencia más enriquecedores, vitales y profundos.

angeles alva miryam elizabeth
IX Ciclo inicial A

Anónimo dijo...

Partiendo de esta frase que resume el pensamiento de Simone Beavoir "No se nace mujer, se llega a serlo".Concidero que los roles que se nos ha dado por se mujeres en nueStra sociedad y muchas otras , depende de la manera en que se nos educa y como nos relacionas con los demàs,Esta claro que el hombre y la mujer tienen las mismas capacidades de para realizar las mismas tareas con eficasia ,pero como podemos actuar ante una sociedad que tiende a desdeñar el trabajo de las "mujeres" solo por serlo, es un camino largo duro por recorrer, a pesar que hoy por hoy se habla de igualdad entre ambos sexos, aun no podemos desterar de nuestra mente que la mujer esta en desventaja ante el hombre o que simplemente esta para ser un mal llamado complemento y lo llamo asi por que tanto el hombre y la mujer aportan en la misma medida a nuestra sociedad, Si no me pregunto porque hasta la fecha escuchamos frases como esta:Atràs de una gran hombre hay uan gran mujer.Solo nos queda seguir demostrando que las mujeres somos tan capaces como los hombres, porque a las finales todos somos seres humanos y como tal nos merecemos el mismo trato, seria mejor simplemente si nos preocuparamos por trabajar juntos en pro de nuestra existencia.
UNFV
ED.Inicial"b"
Solari saldivar marianella

noemi dijo...

Simone de Beauvoir fue una de las tantas mujeres que lucharon por cambiar el papel de la mujer en la sociedad, puesto que como ella bien dice, uno no nace sino que se convierte en mujer.
El papel de la mujer en la actualidad no solo se evoca dentro del hogar, sino por el contrario a formado y forma parte importante en el avance cultural y tecnológico, un ejemplo claro son las mujeres que desempeñan sus labores dentro del congreso o entidades publicas, velando por los derechos del estado.
Ahora pues no nos podemos asombrar por ver como una mujer dirige y organiza un estado, desempeñándose como jefe de estado.
Es importante saber cual es nuestro papel como seres humanos en la sociedad, y que nosotras como mujeres no debemos limitarnos y ponernos obstáculos en nuestro desarrollo como profesionales; en la actualidad vemos a muchas mujeres que siguen con la mentalidad de solo ser madres y de que ahí empieza y termina su rol de mujer, por lo tanto mi pregunta es: ¿Cómo podemos hacer cambiar el pensamiento machista en las mujeres que creen y afirman que las mujeres solo están en la sociedad para cuidar y criar a los hijos?.
Entonces puedo concluir que todo este proceso de cambio está en nosotras y de cómo nos enfrentamos a esta sociedad machista va depender del impacto social que fomentemos en nuestra sociedad.
Alumna: Flores Cunto Noemí Raquel
Inicial A quinto año U.N.F.V

mayra dijo...

El rol de la mujer en la sociedad actual sin duda alguna ha experimentado grandes cambios en relación a los inicios del siglo XX.Actualmente, las mujeres tienen pleno protagonismo, invaden las universidades y compiten con los hombres en todas las áreas de la sociedad; tanto en los puestos de trabajo de jerarquía, como en las investigaciones científicas y la medicina; los puestos políticos de más alto nivel y en todos los campos de la cultura,por ello la mujer debido recorrer un camino lleno de obstáculos para lograr trascender su condición de madre y tener la posibilidad de participar en la sociedad.La mujer además de desempeñar roles importantes como el varón, se complementa con él y además cumple con sus tareas de esposa, madre, dueña de casa.Si bien las mujeres están contentas por estos cambios que están relacionados con la superación personal, hay un cambio real que efectivamente repercute en el rol masculino.

Esto no implica que el cambio sea negativo, de hecho ha influido favorablemente en la paternidad. Hoy los padres tienen una relación mucho más estrecha con sus hijos. Por otro lado ya no sienten toda la presión de ser el únicos sotén del hogar.

Tanto el hombre como la mujer han tenido que adaptarse a este cambio, modificando conductas y hábitos que creían tener arraigadas. Lo que hay que tener en cuenta es que en la pareja no tiene que existir competencia, sino que se tienen que complementar.

Hoy los cambios han sido vertiginosos y acordes a los grandes avances tecnológicos de la sociedad, donde el desafío de hacer de este mundo globalizado cada vez más progresista y humano, es también tarea fundamental de la mujer. Actualmente tenemos excelentes profesionales y mujeres destacadas que ocupan cargos de relevancia, antes sólo ocupados por los varones. Pensemos en el desafío de tener una Presidenta de la República. Por lo tanto veo a la mujer plenamente capaz de lograr el desafío de la excelencia en el actuar, el pensar y el ser”.

Anónimo dijo...

La predominancia que el hombre ha ejercido en todos los quehaceres y sobre la mujer en el transcurso de la historia y del tiempo la ha minimizado y su existencia se ha tornado complicada, y en algunas áreas del mundo casi inexistente como ser humano que merece todos los privilegios y consideraciones a los que tenemos derecho todos los pobladores de la tierra.
Hay personajes históricos femeninos que han dejado una huella imborrable en la historia de los tiempos como Cleopatra, Lucrecia Borgia, Catalina de Medicis, Catalina La Grande, Maria Antonieta, La Malinche, Sor Juana Inés de la Crúz, Juana de Arco, Josefa Ortíz de Domínguez , Madame Curie, Coco Chanel, Indira Gandhi y Rigoberta Menchú por citar algunas entre miles o millones en todo el orbe. La historia de cada una de éstas mujeres ha trascendido a través de los tiempos porque han aportado su sensibilidad femenina, su inteligencia, su carácter y sus hechos, los cuales les han dado la inmortalidad
Hay que tomar conciencia que en algunos rincones del mundo moderno, la mujer todavía es tratada como un objeto, que únicamente es usada para procear o para diversión del hombre. Hoy día la mujer paulatinamente ha ido adquiriendo y recuperando su valor, sobre todo una posición humana, aunque en algunos países aún se le considere de segunda o de tercera. Si bien es cierto la mujer en su conquista de derechos e igualdad ha ido avanzando, aún quedan muchos rincones en el mundo en los cuales la mujer continúa siendo relegada. Los avances que ha obtenido la mujer en el ámbito social, político, deportido, artístico, cultural, educativo, modas, científico, letras, profesional, financiero, empresarial, ejecutivo, trabajo, etc., etc., han sido muchos, pero aún les falta mucho terreno por conquistar sobre todo en su lucha porque se respeten sus derechos, los cuales en estos tiempos no son del todo respetados. En la América Latina es pequeño el número de mujeres en posiciones políticas de primer nivel, en las letras existe un gran número de ellas, pero les falta aún para poder destacar, en todos los ámbitos. La mujer destaca en el sistema político, educativo, empresarial, artístico, deportivo y otros y ahí van con su lucha poco a poco lográndolo, pero todavía cuentan con un tropiezo muy fuerte, el del “machismo” para que puedan lograr conquistar un lugar preponderante de respeto y de igualdad en la sociedad.

claros mateo consuelo
inicial A
ciclo IX

Dra. Nancy Olivero Pacheco dijo...

EN EL CIERRE DEL DEBATE:

Mi esperanza es que todas las mujeres busquen su autonomía Y QUE LAS MUJERES QUE ESCOJAN LA MATERNIDAD LLEGUEN A RECONOCER QUE LA MUJER AUTÉNTICA Y AUTÓNOMA HACE UNA MADRE MARAVILLOSA PARA LOS HOMBRES Y LAS MUJERES DEL FUTURO.

Anónimo dijo...

El rol de la mujer en la actualidad es en todos los ámbitos de la vida cotidiana, en la sociedad, la salud, la educación, la economía, la preservación de la especie, es una ciudadana que está comprometida con su país, con el medio que le rodea, y sobretodo consigo misma, busca la igualdad, pero en un marco de respeto, de dignidad mutua y de tolerancia. Son madres, compañeras, amigas, hijas, parejas de vida, tienen un gran compromiso, que lo han logrado a lo largo de la historia, llegando a alcanzar un sitial destacado y en muchos casos protagónico, logrando que se le reconozca su aporte al progreso de la sociedad.
ANGELA GIOVANA CUCHO ACURIO
Inicial 5"A"

Anónimo dijo...

CLEOFE MARGOTH MOZO
UNFV ESPECIALIDAD INICIAL
SECCION:A CICLO:IX

Décadas atrás ser mujer era sinónimo de esposa, madre y dueña de casa. Ellos, los varones, llegaban por las tardes luego de trabajar para ganar el sustento familiar y eran atendidos.

En la actualidad, nosotras ganamos nuevos espacios, espacios que en el pasado se nos habían sido negado como en acceder a puestos jerárgicos en el ESTADO.
Nosotras hemos ido cambiando el significado de mujer que se solía tener, considerablemente, en comparación con el de nuestras madres o abuelas.
Nosotras las mujeres cumplimos con el rol de ama de casa y además de cumplir ese rol somos capaz de realizar infinidad de tareas, tareas que nadie valora pero que si exigen que cumplamos con todo los haberes de la casa.

He aquí algunas interrogantes: ¿Qué pasó con ellos? ¿Cómo les afectó? ¿Qué sienten?
Seguirán siendo los únicos encargados de traer dinero a la casa como se les asignaba años atrás?

La tarea o el rol de la mujer hoy en día es ayudar a reinventar al hombre que cuando mire a una mujer exitosa no se sienta atacado en su virilidad sino orgulloso, que comparta la paternidad y le encante.Este debe ser el reto, así como evitar que la mujer no abuse tampoco de su condición, ni de víctima ni de poderosa.

Desde otra perspectiva, “tal vez les cueste asumir, pero ellos han ganado mucho con este cambio en el rol de la mujer”, enfatiza la psicóloga Fabiola González. “Ya no arrastran el terrible peso psicológico de ser los únicos responsables de alimentar, proteger, proveer...Tienen más funciones dentro de la familia y, por eso, hoy son mucho más que los encargados de traer dinero a la casa... Que, por sí no lo habían notado, era el único rol que se les asignaba socialmente hace algunos años”, aclara.

¡Compartir roles es parte del proceso evolutivo que arrastra este cambio social!
Roles compartidos... Pero ¿quedan o han surgido nuevos roles o tareas que sean de absoluta responsabilidad masculina?
Con cual de las siguientes preguntas esta usted de acuerdo:
¿Cuál es el rol de la mujer? ¿Cuál es el rol del varón? ¿Cuál es el rol del hombre?


El segundo sexo se convirtió en una pieza fundamental del nuevo pensamiento feminista.

¡ila unión hace la fuerza!!

Carla Alcántara dijo...

Lamentablemente el racismo está latente en nuestra sociedad, la discriminación por tener diferente religión, raza, creencia, elección política y claro está por el sexo al que pertenecemos. Decir que en la actualidad las mujeres hemos ganado terreno y trabajamos casi a la par que el hombre, es muy cierto, sin embargo, ello no impide que se nos siga excluyendo de algunas actividades (como en el deporte, en la política, etc.) y si alcanzamos con sacrificio un puesto que en épocas antiguas era sólo destinado a los hombres, somos víctimas de malos tratos y/o comentarios malintencionados.
Cambiar el modo de pensar de la mayoría de los hombres e incluso de algunas mujeres, es una tarea titánica, pero no por ello imposible. Cabe mencionar que existe un mejor remedio a aplicar, pues los hombres machistas han sido criados por mujeres que apañaron y alimentaron ese tipo de racismo. Nuestro deber y obligación directamente como profesionales, es instruir a los padres de familia y particularmente a las madres quienes tienen a su cargo a los niños, para que con una buena orientación les inculquen el respeto a las mujeres, el querer compartir tareas, trabajos y roles que no tienen porque ser exclusivamente de uno y otro sexo. A decir de María Antonieta Rodríguez Arce. (Psicóloga) el hecho de barrer una casa, poner los platos, que los niños jueguen con una muñeca y las niñas con un carrito, constituye un comportamiento que debe realizarse de manera normal y cotidiana, sin que el padre o la madre lo interrumpan por creerlo inadecuado para su sexo.

El mejor remedio para la enfermedad es la prevención, y nuestra labor será equivalente a la de los médicos que luchan por erradicar una enfermedad que en este caso sólo contribuye al atraso y a la ignorancia.

Alumna: Carla Alcántara Tapia
Inicial Ciclo: IX Sección: A

Anónimo dijo...

DE LA CRUZ TOMÁS WENDY JANET
INICIAL A QUINTO AÑO

El feminismo ha producido muchos cambios en algunas sociedades occidentales, incluyendo el sufragio femenino, el empleo igualitario, el derecho de pedir el divorcio, el derecho de la mujer de controlar sus propios cuerpos y decisiones médicas (incluyendo el aborto, tema sobre el cual no hay consenso), y muchos otros. Muchos de estos cambios han sido el lograr en el discurso que algunos de los derechos de las mujeres se consideren como derechos humanos.

Sin embargo, el movimiento feminista reivindica que todavía hay muchos cambios por hacer. En ningún país del mundo se ha logrado igual salario por igual trabajo, entre hombres y mujeres. El aborto inseguro sigue siendo causa prevenible de muertes de muchas mujeres en el mundo (tercera causa de mortalidad materna en el mundo). Muchas creencias consideradas radicales en el pasado forman ahora parte del pensamiento político común. A pesar de que casi nadie en las llamadas sociedades occidentales de hoy cuestiona el derecho de la mujer al voto o la propiedad, conceptos que eran vistos con gran extrañeza hace 200 años, las mujeres no siempre tienen acceso a estos derechos. Por ejemplo en Estados Unidos las mujeres adultas mayores se enfrentan a menudo con el problema de no contar con la propiedad legal y por tanto efectiva del hogar donde han pasado su vida y formado su familia.

En cuestiones políticas si bien el derecho al voto se fue ganando durante el siglo veinte por los distintos movimientos sufragistas nacionales, a principios del siglo XXI no existe un país que haya logrado la paridad en género en las legislaturas. Paradigmáticas siguen siendo las mujeres que logran llegar a puestos de elección popular o a puestos altos de toma de decisión en el ámbito político y privado.