Nancy

Nancy

domingo, 25 de mayo de 2008

TRABAJO DE CAMPO E INVESTIGACIÓN

20 comentarios:

Anónimo dijo...

El niños y la televisión (programas):

Esto es uno de los pasatiempos más frecuente de los niños puesto que hay un incremento de programas infantiles actos y no actos para ellos .

La televisión puede entretener e informar pero también puede influenciarlos de manera negativa, puesto que estos niños pasan horas mirando y absorviendo sus mensajes.

Y todas estas hora restan a actividades importantes como el juego , lectura e intercambio familiar.

Artículo:
http://mundopadres.estilisimo.com/contenido_enciclopedico/interior.php?sec=8&sub=88

Nuñez Huertas , Ana Luisa
UNFV
Educación Inicial
5to Año B

Anónimo dijo...

DE LA CRUZ TOMÁS WENDY JANET
INICIAL A QUINTO AÑO

En la época actual la televisión juega un papel muy importante en el desarrollo y la educación de nuestros hijos, por lo que es importante saber en qué forma influyen en los niños los programas de televisión, los comerciales y más aún el tiempo que pasan frente al televisor sin relacionarse con su familia, su medio y dejando atrás otras actividades importantes como lo son los juegos, deportes, y la convivencia con otros niños.

En cierta forma, la actitud pasiva del niño frente al televisor evita que ellos desarrollen su creatividad, limita su imaginación y condiciona también que puedan tornarse imitadores activos de conductas violentas, consumidores compulsivos, entre otras.
Por Dra. Magdalena Cerón Rodríguez

Me pareció bastante justo lo que leerán a continuación ya que no solo los niños si no también los padres pueden perder el sentido de lo que representa el televisor un medio de información y entretenimiento y no un compañero o distanciamiento del mundo real.

Oración de un niño
"Quiero ser un televisor"
Dios mío, tu que me quieres mucho,
Quiero pedirte un gran favor:
Hazme ser un televisor.
Así mis padres me cuidarán como lo cuidan a él.
Mami me mirará todos los días como mira su telenovela preferida
Papi me escuchará como al noticiero.
Cuando alguien habla por la tele, toda la familia calla para escucharle,
Quiero que, cuando yo me enferme,
papi y mami se preocupen por mi como cuando se rompe la tele.
Quiero ser televisor para ser el mejor amigo de mis padres y su héroe favorito.
Dios mío, déjame ser televisor aunque sea un solo día.

Anónimo dijo...

En la actualidad los h�bitos que tiene los ni�os en cuanto al uso de la televisi�n es algo preocupante ya como dice el video son poca las familias que utilizando un "parental control", que le permita saber que es lo que estan viviendo los ni�os.
El hecho de que hallan programas educativos en la televisi�n quizas es un alivio para los padres.
Pero debemos recordar que es importante es que un ni�o realize una actividad fisica que le ayude a su desarrollo , en que le puede ayudar estar 4 horas sentado viendo programas tras programa, el video juego, el cual no es nada provechoso para ellos.
Seria importante rescatar aquello juegos tradicionales,como el lingo, mundo, yases, soga, encantados, mata gentes, palitroque, jalar la cuerda, las escondidas, trompo, yo � yo, siete pecados, canicas los cuales nos ayuda lograr un Desarrollo Integral de los ni�os y poder compartir mas tiempo con sus padres.
Elizabeth Peña Astudillo
Educacion Inicial "B"

mayra dijo...

Los niños y la influencia de la televisión
El mirar televisión es uno de los pasatiempos más importantes y de mayor influencia en la vida de niños. Mientras la televisión puede entretener, informar y acompañar a los niños, también puede influenciarlos de manera indeseable.
La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los niños pueden asumir que lo que se ve en televisión es lo normal, porque el discernimiento de las acciones no es propio de su edad. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento que pueden ser influyentes en su socialización y actitudes.
El consumo indiscriminado de TV se ha asociado también con problemas de conducta en niños y con el padecimiento del desorden de deficiencia de atención e hiperactividad. Además de enfrentar un riesgo incrementado de padecer deficiencias de atención.
El tiempo que un niño pasa frente al televisor es tiempo que se le resta a actividades importantes, tales como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social. Los niños también pueden aprender cosas en la televisión que son inapropiadas o incorrectas. Muchas veces no saben diferenciar entre la fantasía presentada en la televisión y la realidad. Están bajo la influencia de miles de anuncios comerciales que ven al año, muchos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas de preparación rápida y juguetes.

Los niños que asisten demasiada televisión están en mayor riesgo de que:
• Lean menos libros.
• Hagan menos ejercicio físico.
• Tengan problemas de sobrepeso
Además, la publicidad televisiva proyecta estereotipos relacionados a aspectos raciales, sociales, culturales, sexuales, así como también hábitos alimentarios, que sugieren cereales, galletas, comidas rápidas, refrescos y golosinas. Ese excesivo número de comerciales que sugieren alimentos, tiene su parte relacionada a la obesidad infantil.
Parte de la problemática de entretenimiento también se encuentra el Internet, los juegos en red, nitendo, etc.
Por ello es importante que los padres ayuden a sus hijos a tener experiencias positivas con la televisión. Los padres deben de:
• Mirar los programas con los hijos.
• Escoger programas apropiados para el nivel de desarrollo del niño.
• Poner límites a la cantidad de tiempo que pasan ante la televisión (a diario y por semana).
• Apagar la televisión durante las horas de las comidas y del tiempo de estudio.
Además, los padres pueden hacer lo siguiente: no permitir a los niños mirar televisión por horas de corrido; al contrario, deben de seleccionar programas específicos para los niños. Seleccionen programas que sean adecuados para el nivel de desarrollo de su niño.
Establecer ciertos períodos cuando el televisor esté apagado. Las horas de estudio deben dedicarse al aprendizaje, no son para sentarse frente a la televisión mientras tratan de hacer la tarea. “Hay tiempo para todo”
Señalar el comportamiento positivo como la cooperación, la amistad y el interés por otros, hacer conexiones con la historia, libros, lugares de interés y eventos personales, platicar de sus valores personales y familiares y cómo se relacionan con lo que están viendo en el programa. Pedir a los niños que comparen lo que están viendo con eventos reales.
“Con la orientación apropiada, los niños puede aprender a usar la televisión de una manera saludable y positiva”.
Mayra Tamayo Rodríguez
Educación Inicial-B

cecilia gracia dijo...

La televisión es la actividad que agrada a los niños. El tiempo que ellos dedican a la tele varía en función de la edad, sexo, clase social y está directamente relacionado con el tiempo dedicado por los padres.
En muchos hogares la televisión hace el papel de niñeras. Pues la mayoría de los casos, los padres cuando están haciendo ¨ algo ¨ y no desean que sus niños los interrumpan los mandan a ver la tele, sin prestar atención al programa que ellos están mirando. Parace que no estuvieran informados sobre el efecto que produce la tele en ellos; pues Según algunas publicaciones del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, la violencia expuesta en la televisión lleva al niño a desarrollar conductas agresivas. Gran parte de esas conductas son aprendidas a través de la observación y retenidas por largos espacios de tiempo.
Y esto pues es muy cierto, por ejemplo: como todas yo también estoy haciendo mis prácticas, estoy en el aula de 5 años, todos los niños juegan a son lo power ranger, llega la hora del recreo y cada uno escoge su papel, ya sea el del bueno o malo, pero que al final todos salen peleando, pues el programa se basa en eso.
Y como consecuencia los niños se tornan más agresivos y poco sensibles. Aunque claro también hay programas edificantes, pero para ello esta en la responsabilidad del padre de familia, ya que ellos son los que deben enseñar a sus hijos que tipos de programas deben ver.

GARCÍA CAMPÓ CECILIA MÓNICA
ED. INICIAL IX CICLO ¨A¨

Anónimo dijo...

Los buenos hábitos se dan desde nuestros primeros inicios de vida y sin duda alguna los primeros maestros son los padres, si bien es cierto ellos no nacen sabiendo cómo ser padres, sino que aprenden con la llegada de un integrante a la familia. No todo niño nace con caracteres dóciles, por así decirlo, todo niño tiene diferente carácter y/o temperamento y para saberlos tratar hay que tener mucha paciencia, tolerancia, comprensión, control y sobre todo fijar limites. No es lo mismo un niño que vive con sus padres que los puede ver en las tardes e incluso lo ayuda a realizar sus tareas, a que un niño no vea a su padres durante todo el día sino para la hora de acostarse. En definitiva muchas son las consecuencias y entre ellas esta que los niños al ver que no tienen nada más que hacer como por ejemplo que alguien los saque a pasear, a jugar, etc. la única distracción que encuentran en casa son los programas televisivos.
Averiguando en internet encontré algunos tips que quizá les pueda orientar a algunas mamas de nuestra promoción y a todas en general ya que estamos trabajando en su mayoría con los niños.

www.zonapediatrica.com

Tips para padres sobre la televisión y los niños

•Participar en la selección de los programas de TV.
•Ver programas en familia y discutir su contenido.
•Enseñar a niños y adolescentes a ser televidentes críticos.
•Limitar y focalizar el tiempo dedicado a ver TV a menos de una a dos horas por dia.
•Dar el ejemplo y enfatizar la práctica de actividades alternativas.
•Retirar la televisión de la habitación.
•No utilizar la TV como niñera electrónica.
•Apagar la TV en los horarios de comida (almuerzo-cena).
•No se recomienda ver televisión a los menores de 2 años

Wendy Vanessa Sánchez Maitano.
Educación inicial
Ciclo IX - “B”.

Ruth dijo...

La televisión ejerce gran influencia en la vida de los niños.
Los niños son excelentes imitadores, incluso durante los primeros meses de vida, los infantes pueden remedar las expresiones faciales de las personas que los cuidan. Gracias a que sus padres y otras personas constantemente les muestran como se hacen esas cosas ellos aprenden a comer, vestirse, utilizar el sanitario e interactúan con los demás; los niños no seleccionan lo que imitan, es por ello que se les recomienda a los padres que cuiden su vocabulario cuando hablan frente a sus hijos.
Por esta imitación, los padres deben supervisar los programas que ven sus hijos, al igual que casi todos los padres consideren que el canal discovery kids es uno de los más educativos, sin embargo considero que todo en exceso es malo. Como se mencionó anteriormente los niños imitan permanentemente a la gente que los rodea y es lógico que también imiten a las personas que ven en la televisión, es por ellos que el ver ese canal demasiadas horas al día puede provocar cambios excesivos en el actuar de los niños, perdiendo muchas veces su autonomía.
Esto lo he notado con mucha frecuencia en niños entre 4 y 6 años, su voz ha llegado a cambiar completamente y su forma de hablar es idéntica a las voces que podemos apreciar en los programas del mencionado canal.

Por ello la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP) recomienda a los padres
- Mirar los programas con los hijos.
- Escoger programas apropiados para el nivel de desarrollo del niño.
- Poner límites a la cantidad de tiempo que pasan ante la televisión (a diario y por semana).
- Apagar la televisión durante las horas de las comidas y del tiempo de estudio.
- Apagar los programas que no les parezcan
apropiados para su niño.

RUTH GAMERO ANCAYA
EDUCACION INICIAL
IX - A

Anónimo dijo...

LA TELEVISIÓN Y LOS NIÑOS
Dr. Francisco Javier Lavilla Royo
Especialista en Nefrología
Consultor. Servicio de Nefrología
CLINICA UNIVERSITARIA DE NAVARRA

La llegada de la televisión supuso en su momento un cambio radical en la vida familiar, convirtiendose en el punto de encuentro familiar en determinados momentos del día. La información no llegaba sólo de la mano de las palabras sino también de la imagen, incluso superando ésta en importancia. Como ocurre muchas veces, el efecto que puede tener este aparato sobre los niños depende del uso correcto que se haga de él, principalmente del contenido de los programas y del tiempo dedicado a ver la televisión.

Se explota de forma indiscriminada la violencia, el materialismo y el sexo para suscitar el interés del público hacia un determinado programa. Estos contenidos han ganado presencia en la programación incluso en franjas de horario destinadas al público infantil.Muchas veces se crean imágenes estereotipadas que pueden calar hondo entre el público infantil creandole prejuicios frente a determinados grupos étnicos, religiosos, etc, se fomenta el rechazo o la adhesión a determinados comportamientos o se penaliza a la persona poco agraciada con un carácter tímido y introvertido.

¿Cómo afecta en los niños?
Todos estos contenidos puede tener en los niños unos efectos de influencia y persuasión a corto plazo, mientras que a largo plazo los efectos se dirigen sobre todo al área cognitiva. El niño aprende en gran parte por imitación de las personas que para él son más interesantes o atractivas. Esas personas pueden ser los propios padres u otros personajes que estén a su alcance.
Además, los niños expuestos a programas destinados a adultos entran en contacto con realidades para las que no están preparados (violencia, guerras, etc..), que muchas veces no son capaces de distinguir si son realidad o ficción. La exposición a este tipo de programas puede transmitirles una visión especialmente pesimista del mundo que les rodea o crearles cierta inseguridad. Por otro lado, existen esos factores que influyen sobre los niños, como la ausencia de una alternativa o antídoto adecuado, la capacidad de captar la atención y el tiempo dedicado a ver esos argumentos o modelos.

También existe una faceta social que puede ayudar a generar adicción a un determinado programa ya que se relaciona con la pertenencia o no al grupo. Esto puede ocurrir sobre todo con los programas dirigidos al público infantil .De esta forma, apoyados por un fuerte mercantilismo, es difícil escapar a la tentación de seguir algunas modas o consumir ciertos productos. No podemos ignorar cómo aumentan los anuncios de juguetes en determinadas épocas del año. De todos es conocida la sensación de fustración que tienen algunos niños cuando se les regala un juguete que han pedido reiteradamente después de haberlo visto anunciado. Efectivamente, el juguete una vez extraído o desprovisto del contexto en el que se anunciaba pierde todo el interés o el niño acaba cansándose pronto de él.

Efectos perjudiciales
Uno de los factores que influye en el efecto perjudicial de la televisión sobre los niños es el excesivo tiempo que se le dedica. Algunas estadísticas describen hasta una media de tres a cuatro horas al día de exposición a la televisión en los niños. Es decir, considerando que emplean unas ocho horas en el colegio, hemos de suponer una reñida competencia entre ambas fuentes de información.

Además de que el uso abusivo de la televisión no fomenta la capacidad de pensar en los niños y adolescentes, aumenta el riesgo de que vean programas en una franja horaria propia de los adultos. En este sentido, habría que determinar en qué medida se respeta esa franja destinada al público infantil, no sólo en el tipo de programas emitidos sino también en los anuncios

Por otra parte el exceso de televisión puede ser un factor importante en el desarrollo de sedentarismo. Algunos estudios relacionan el tiempo que los niños están delante del televisor con el índice de masa corporal (parámetro que mide la obesidad y que relaciona la altura con el peso). Evidentemente, además de la ausencia de ejercicio físico (ante el cual se antepone en muchos casos la adicción a la televisión) también influye el consumo de alimentos nocivos como “chucherías”.

A pesar de todo, educativa
Los efectos nocivos de la televisión vienen determinados por el mal uso que se da de ella. Sin embargo, la televisión puede ser utilizada como elemento educativo ya que, como aseguran algunos autores, emplea de forma simultánea diferentes formas de ofrecer información, vista y oído, puede resultar en cierta forma participativa, y por último, ofrece mensajes y conocimientos con rápidez. De hecho, existen programas con un alto contenido educativo y muy útiles como concursos, documentales, programas que ayudan a desarrollar habilidades o transmiten valores positivos, etc.

Recomendaciones
La televisión no puede suplantar a la vida familiar. No se puede culpar totalmente a los medios de las consecuencias negativas que puedan tener sobre la formación de los más pequeños. En muchos casos, el recurso a la televisión surge para llenar un vacío. Los padres debemos esforzarnos en “educar” a nuestros hijos en el uso de este electrodoméstico, ofreciéndoles alternativas y detectando posibles efectos perjudiciales sobre nuestros hijos.

- Detectar un uso inadecuado de la televisión: Existen algunos síntomas que pueden ayudar a determinar si la televisión es usada de forma inadecuada en el seno de una familia:

- Proliferación de aparatos en el hogar. La fácil disponibilidad de este electrodoméstico ha llevado a colocarlo en casi todos los cuartos.

- La televisión ocupa un lugar central en la sala de estar o comedor. En ocasiones, parece que todo el mobiliario esta dispuesto hacia ese aparato.

- Se enciende la televisión sin un horario fijo, incluso cuando no se le está prestando atención.

- Empleo excesivo del “zapping”. No se ve la televisión con un orden prefijado, buscando algún programa determinado.

- Se sacrifican momentos de intimidad familiar por el simple hecho de ver la televisión, como es la hora de la comida.

- Detectar una influencia negativa sobre nuestros hijos: Si el niño o el adolescente se adiciona a unos determinados programas o simplemente a ver la televisión, se pueden detectar algunos cambios:

- Se desprecian otras actividades como la lectura.

- Disminuye el rendimiento escolar.

- Se abandona la práctica de deportes u otras actividades de grupo.

- Desarrollo de problemas de sobrepeso o sedentarismo.

- Se observan comportamientos “imitados”, no propios de nuestro hijo (violencia, indiferencia, ausencia de compasión).

- Aprender a utilizar correctamente la televisión: Casi todos los autores coinciden en las recomendaciones acerca del uso correcto de la televisión de cara a la educación de nuestros hijos:

- Limitar el tiempo dedicado a la televisión, que habitualmente no debe ser mayor de una hora al día (incluso menos para los más pequeños).

- Ver con ellos los programas, estar pendiente de los anuncios y apagar la televisión una vez finalizado el programa.

- Comentar con ellos los contenidos del programa, ayudarles a reflexionar sobre lo que se ha visto. Desarrollar el sentido crítico, enseñarles a distinguir lo negativo de lo positivo.

Finalmente, no hay que olvidar que debemos ser un buen modelo para nuestros hijos. En la medida en que nos vean leer o escuchar música, tendrán afición a la lectura o a la música. En última instancia, existen muchas opciones para no ver la televisión entre las que siempre destaca el juego. Debemos dedicar un tiempo cada día a jugar con nuestros hijos (y no sólo a hacer tareas). A través del juego notarán nuestra cercanía y podremos enseñarles muchas cosas. De cara al verano, cuando el “tiempo muerto” se incrementa notablemente, el mejor remedio es un buen horario. En ese horario irán incluidas todas las actividades entre las que puede estar el ver la televisión.


Artículo de Isaura Castillo:

¿Es bueno que los niños vean televisión? ¿Qué daños puede provocar el que los niños vean muchas horas de televisión? ¿Cómo hacer para que no se pasen la tarde frente al televisor? ¿Cómo se puede convertir un mal programa en un buen aprendizaje?

http://www.latarea.com.mx/articu/articu0/castillo0.htm

Ana Luisa Nuñez H.
UNFV
Ed. Inicial "b - 5to Año"

Anónimo dijo...

A medida que los niños crecen y se desarrollan, pueden ser influenciados fácilmente por lo que ven y oyen, especialmente en la televisión. Aunque existe una gran variedad de programas que pueden ser educativos, muchos niños ven demasiada televisión.

Los programas de televisión pueden exponer a los niños no sólo a conductas violentas, sino también a malos hábitos alimenticios a través de anuncios comerciales de alimentos poco nutritivos y altos en calorías. Ver demasiada televisión también suele quitarles tiempo que de otra forma podrían emplear para leer, estudiar, realizar actividades de aprendizaje, jugar, etc.

Se afirma que la TV socializa de modo no intencional y asistemático. Enseña sin darse cuenta y no ejerce control sobre lo que está enseñando. Apela al mecanismo de la educación. De ella se aprende por imitación de los modelos de comportamientos que exhibe.

Es indudable, que la TV es una fuente efectiva para la creación y formación de actitudes en los niños, ya que desde temprana edad, son sometidos a su influencia sin poseer otro tipo de información.

La observación de la realidad adquiere un significado especialmente agudo, si nos referimos a los menores de edad entre los 2 y 6 años que es cuando en él se perfilan los sentimientos preferenciales hacia la madre, padre, familiares y otra personas significativas; a través de este proceso el niño adquiere habilidades y formas de comportarse en la sociedad.

La TV es un medio de gran penetración y que en los niños surte efecto en las áreas emocionales, cognoscitivas y conductuales, es decir influye en sus intereses y motivaciones hacia objetos comerciales o hacia la formación integral del niño.

Como resultado de la repetición de violencia en los medios de comunicación de masas hay un decremento en la sensibilidad emocional del niño ante la violencia. Por otra parte, hay un incremento en la agresión y la capacidad de ser violento o agresivo con otros. Además los niños demuestran mayor agresividad en sus juegos y prefieren seleccionar la agresión como respuesta a situaciones conflictivas.

No obstante, los niños también pueden aprender de la TV muchos valores sociales, como cooperación y ser amables con los demás y aspectos relacionado con su escolaridad.De hecho en muchos niños "en desventaja" se recomienda 2 horas diarias de TV para de esta forma ayudar en el aprendizaje.

ALICE HIDALGO VASQUEZ.
EDUC. INICIAL IX-A

Anónimo dijo...

Cruz Fiestas, Jaqueline Paola.
Ed. Incial. IX CICLO
Sección: A

Tema muy interesante....saber si los padres supervisan los programas de tv favoritos de sus hijos, y como ya se comprueba en estas encuestas, los padres debido al trabajo o por otros motivos descuidan a sus hijos, sin saber lo perjudicial que resultan algunos programas para sus ellos. Encuestas que deberían de ser enseñadas a los padres para que tomen conciencia del daño y cambios negativos que puedan provocar en su conducta de los niños. Los padres deberían tener un mayor control sobre lo que sus hijos hacen en sus tiempos libres, así podrían evitar un mal comportamiento a que tengan en el futuro sus hijos.

Anónimo dijo...

La televisión posee la peculiaridad de presentar estímulos visuales y auditivos, los cuales son más efectivos que los visuales o auditivos por sí mismo, por ello un medio sumamente eficaz en comparación con los demás medios de comunicación social. La televisión cuando se utiliza para fines educativos es bastante eficaz en lograr la atención y memorización. Es evidente que la mayor parte de los niños no imitan tan fácilmente lo que ven en la pantalla, de la gran cantidad de conductas, imágenes, actitudes y valores a los cuales están expuestos, los niños escogen solamente algunos. Cuando se sienten frustrados, algunos niños lloran en un rincón, otros dan patadas y golpes, y otros toman con calma su frustración.

En cuanto a los efectos que produce en los niños la violencia que muestran los medios de comunicación, si la imitación fuera la única forma de aprendizaje o lo fundamental, la guía de televisión de hoy serviría para predecir los titulares del mañana.

Como ejemplo tenemos que en 1960 Alberto Bandura realizó en la Universidad de Stanford una de las primeras investigaciones acerca de los medios de comunicación. Durante más de tres decenios Bandura ha estudiado la manera en que los niños construyen su identidad a partir de la gama de posibilidades que tienen; su trabajo inicial se centró en las circunstancias que contribuyen a que los niños se vuelvan más agresivos cuando observan conductas agresivas en la televisiòn. El tiempo que un niño pasa frente al televisor es tiempo que se le resta a actividades importantes, tales como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social, por ello hay que cambiar de habitos, incentvàndolos a desarrollar activdiades que predominen interacciòn y expresiòn corporal.

Rosapia Rios Sanchez
educacion inicial B
5TO AÑO
UNFV

Anónimo dijo...

Esto permite entender porque la TV es capaz de influir fuertemente en la conducta, y porqué es capaz de producir un mayor impacto psicológico que otros medios de comunicación : la televisión ha hecho que el lenguaje de las imágenes tome preeminencia sobre el lenguaje oral. El lenguaje oral es abstracto mientras que el de imágenes es concreto. Ambos lenguajes se tienden a localizar en zonas distintas del cerebro. La utilización predominante de las imágenes, es probable que tienda a anular el desarrollo del lenguaje, y su consecuencia es disminuir o anular la capacidad analítica del pensamiento abstracto (¿será por esto que los adolescentes actuales muestran un lenguaje tan pobre?)


¿Qué pueden hacer los padres acerca de la TV?
(Adaptado de "Caring your school-age child" de la Academia Americana de Pediatría, 1995).

ºPonga límites a la cantidad de tiempo que su niño pasa frente al televisor. Sea firme.
ºQue no pase de una o dos horas diarias.
ºPlanifique con su hijo los programas que este quiera ver. ºElíjalos del programa y haga un plan semanal.
ºConozca el contenido de los programas que ve(n) su(s) hijos(s) y mantenga una supervisión constante sobre ellos.
ºNo permita la TV durante las comidas: la cena es el único momento del día en que la familia logra estar reunida y la TV dificulta la comunicación.
ºLos niños no deben tener un televisor privado en su cuarto: si lo tiene, no solo tenderá a ver más, sino a aislarse más y a los padres les terminará siendo imposible controlar lo que ve.
ºVisite con su hijo librerías y bibliotecas. Incítelo a leer, en lugar de mirar TV.
ºPredique con el ejemplo. Si Ud. quiere que el niño vea menos TV, hágalo menos Ud. Si quiere que lea más, lea más Ud.
ºSi la TV causa una discusión, conflicto o pelea, simplemente desenchufe el aparato por un rato. Los niños pueden ser más creativos cuando el aparato esta apagado.

Vea más: http://www.bebesenlaweb.com.ar/elniniopasoapaso/todoninio/televisionyninos.html

Ana Nuñez H.
Educación inicial B - 5 to año
UNFV

María dijo...

El objetivo de esta publicación en su blog , a mi parecer , no quiere enfatizar sólo el tema “ los hábitos de TV en los niños de diferentes edades” , esto, va más halla.

El trabajo en el campo de investigación como se puede observar parte de procedimientos, donde se explica el tipo de investigación luego se da la muestra, el método y un resumen de hallazgos a partir del resultado de encuestas o cualquier otro instrumento utilizado en la investigación. Al analizar estos resultados se obtienen los porcentajes y por ende las conclusiones, con los cuales se realizarán finalmente los gráficos y / o tablas, que pueden ser elaborados de diversas formas (diagramas circulares, barras, etc)
Este modelo de trabajo nos permite visualizar y conocer el tipo cualitativo y descriptivo de la investigación.

Alvarez Vega Maria Angélica
Educ. Inicial IX “A”

ANGELES, INICIAL A dijo...

Interesante el trabajo de investigación que se realizo y nos invita a preguntarnos ¿Es bueno que los niños vean televisión? ¿Qué daños puede provocar el que los niños vean muchas horas de televisión?
Estos son algunos de los principales cuestionamientos que siempre se harán en nuestra realidad, tenemos que tener cuidado ya que estos son algunos mensajes que puede aprender a través de la televisión:
* Que los problemas se resuelven a través del dinero o a través de la violencia.
* Que quienes consumen determinados productos obtienen por arte de magia la felicidad, el éxito, el poder, la belleza y el amor.
* Que el fin justifica los medios.
* Que las guerras, la violencia y la competencia son inevitables.
* Que triunfar es pasar por encima de los demás.
Por otra parte, muchas telenovelas, series de televisión y aun los comerciales están continuamente reforzando éstos y otros modelos de hombre y mujer, por ejemplo:
* Que sólo las mujeres bellas, esbeltas, y de preferencia rubias, merecen ser admiradas.
* Que una buena madre sufre, llora y se sacrifica por sus hijos.
* Que el amor se demuestra dando objetos o gastando dinero.
* Que cuando la mujer trabaja fuera de casa, lo hace siempre en labores de subordinación en donde el jefe siempre es un hombre.
* Que un buen padre es el que da a su familia una casa, vacaciones y cosas.
* Que la mujer siempre necesita de un hombre para solucionar sus problemas.
* Que la mujer casada sólo debe ocuparse de las labores del hogar, mientras el hombre resuelve los problemas del mundo.
* Que el hombre admirable, activo y atractivo toma decisiones, se arriesga y siempre gana. Es rico, y, junto con las cosas que posee, tiene también muchas mujeres.

Que la televisión es una realidad y no va a desaparecer; y más que juzgarla como una forma de utilización del tiempo libre puramente negativa, se debe aprender a usarla mediante la selección acertada de los programas y facilitando el diálogo e intercambio entre los miembros de la familia, asumiendo una actitud activa y crítica ante ella.
ALUMNA:ANGELES ALVA MIRYAM ELIZABETH
CICLO:IX INICIAL “A”

Anónimo dijo...

La tv puede presentar contenidos violentos, escenas que impliquen la destrucción, lesiones o daño (físico y/o psicológico) a personas, animales o cosas. La acción de los actores, los movimientos de la cámara, el ritmo del montaje y el desarrollo de la escena de violencia constituyen una desproporcionada fuerza de impacto en la televisión, hasta el punto de que, en mayor o menor grado, se pueda tomar por real lo ficticio.

Según algunas publicaciones del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, la violencia expuesta en la televisión lleva al niño a desarrollar conductas agresivas. Gran parte de esas conductas son aprendidas a través de la observación y retenidas por largos espacios de tiempo.

La TV surte efecto en las áreas emocionales del niño. Influye en sus intereses y motivaciones, y en su formación integral. Cuanto más violencia vea el niño en la tele, menos sensibilidad emocional él tendrá ante la violencia, y pasará a usar la agresión como respuesta a las situaciones conflictivas.
Por esta importante razón los padres deben de guiar y observar que tipo de programa miran sus hijos para poder orientarlos y evitar futuras tragedias que ya se han sucedido.

RUTH PAOLA GONZALES JANAMPA
INICIAL "A"
UNIVERSIDAD NACIONAL FEDERICO VILLAREAL

Anónimo dijo...

Si bien es cierto la televisión influye mucho en la conducta, en la manera de pensar de los niños, esto puede ser negativo o positivo, pero mas negativo, ya que los programas que salen al aire son violentos, autodestructivo, lo vemos mas en los dibujos, sin embargo, también existen programas positivos que son culturales, educativos, etc, que ayuda al niño en su desarrollo cognoscitivo, etc pero de alguna manera los niños pasan horas en la televisión por los dibujos, como también horas jugando en la computadora. Pero me pregunto como docentes ¿que podemos hacer ante este hecho de que los niños pasen tantas horas en la televisión?

Bueno pienso dando charlas a los padres de familia o realizando talleres.
Orientarles de alguna manera a los niños que separen el dibujo animado de la realidad de manera que identifiquen el mundo real, aunque es muy difícil pero tratar siquiera de ayudarles.
Algo más chicas que puedan agregar…

Muchos de los niños son consumidores y se comportan de manera pasiva ante la televisión, los padres, docentes y la sociedad tenemos ese papel importante de ayudar a que sean activos, tengan espíritu critico, innovadores,etc

Vanessa Milagros Quispe Utani
Inicial B

Abigail Barreto Alvarez dijo...

Según Alberto Portera Sánchez, catedrático de neurología de la Universidad Complutense, sostiene que “El cerebro humano es enormemente sensible a los factores auditivos y visuales” De este modo trabajos de investigación en relación a los hábitos de TV de los niños en las diferentes edades, resulta pertinente

El niño tiene necesidad de adquirir técnicas esenciales de comunicación, aprender a leer, escribir. Expresarse fácilmente y de forma clara a fin de poder desenvolverse como ser social. El abuso de la televisión no favorece su desarrollo verbal porque no exige ninguna participación verbal de su parte, sino solamente una receptividad pasiva.

En los últimos años el hábito de la lectura ha sido sustituido por el hábito de ver televisión y necesariamente esto repercute en sus capacidades. A esto puedo complementarse con estudios en donde se relaciona:
El mirar televisión excesivamente (y a veces el jugar videojuegos) con
•El rendimiento deficiente en la escuela, especialmente en lenguaje y lectura.
•Menos habilidad imaginativa.
•Problemas con la concentración.
•Cambios en los patrones de dormir.
•Exceso de peso.
•Habilidades de planificación y de criterio deficientes.
•Tendencia a recurrir a la violencia para la resolución de problemas.

Ver televisión y el aumento de peso
•Cada hora que un niño en edad escolar se pasa viendo la televisión está asociado con 167 calorías adicionales.
•Tan solo una hora de mirar televisión diariamente está asociado con mayor consumo de comida no nutritiva como dulces, papitas fritas y pizza.
•Dos o más horas de mirar la televisión diariamente están asociadas con la gran posibilidad de tener sobrepeso en los niños de 3 años de edad.
•Los niños que tienen televisión en sus recámaras comen más refrigerio que aquellos que no la tienen.

Ver televisión y la violencia
•Por lo general, los niños ven 10,000 actos de violencia en televisión cada año.
•61% de los programas de televisión incluyenviolencia.
•El mirar mucha televisión a los 4 años corresponde con comportamiento de agresivo en la escuela entre los 6 y 11 años.
•Los niños que en los primeros años de primaria estuvieron expuestos a la violencia de la televisión fueron adultos más violentos 15 años más tarde.



Ver televisión y la escuela
•Los niños en la escuela media que vieron televisión, películas y juegos de vídeos se desempeñaron peor en la escuela que los niños que vieron menos televisión
•Los niños en tercer grado con televisiones en sus habitaciones tuvieron un puntaje menor de 7 a 9 puntos en las pruebas estandarizadas que aquellos niños sin televisiones en sus habitaciones.

Ver televisión y el dormir
•Los niños de edad temprana que ven televisión tienden a tener horarios irregulares de dormir.
•Los adolescentes que ven televisión más de 3 horas al día tienen mayor probabilidad de tener problemas de dormir cuando pasan a ser adultos.
Fuente:http://www.ok.gov/health/documents/TVTO_spanish_collection.pdf

Con todo, sería injusto e incluso un poco trivial limitarnos a apuntar con el dedo contra la televisión para adjudicarle toda responsabilidad social y cultural, dificultades educativas incluidas, etc.
La TV puede ser válida para el enriquecimiento intelectual siempre y cuando podamos utilizarla de modo educativo, controlándola, haciéndonos frente a ella analíticos, críticos…Con este motivo comentar lo que vemos, analizar lo que nos ofrecen; apuntando al cómo educarse a ver la televisión.
El uso de videos con algún programa grabado (que sea de interés de los niños, la elección que él o ella hiciera) una vez visionado comenzamos un dialogo participativo y constructivo. Este a resultado ser un sistema conveniente para que luego los niños aprendan a leer las imágenes y sonidos y capten lo que hay detrás de lo que se dice o se ve; sepan diferenciar un producto televisivo de la realidad, y capten aquellas cosas que sean de su interés, tema necesario para nosotras educadoras.

Alumna: Barreto Álvarez Abigail
Especialidad: Inicial
Ciclo: IX Aula: C4-A

fiore192004 dijo...

Bueno comparto la opinión de mis compañeras y creo que hoy nadie se atrevería a negar la influencia de la televisión en el comportamiento de los niños, los adolescentes, la familia y la sociedad misma.
Ver televisión es uno de los pasatiempos más importantes y de mayor influencia en la vida de niños y adolescentes. Y aunque la televisión puede ser negativa, también puede entretener, informar y servir de compañía a los niños. Ellos aprenden de la TV valores y cosas constructivas. Todo depende de los contenidos de los programas que ellos ven, también puede influenciarlos de manera no deseable.

La mayor o menor influencia de la televisión en la etapa de formación infantil depende de los padres, de los profesores y maestros y del entorno. Ellos son los llamados a ser mediadores entre la televisión y los niños, y el grupo humano objetivo de ésta cartilla.
Solo si los padres y maestros tienen los conocimientos para educar a los niños en el adecuado consumo de televisión, lograrán que no influya en ellos negativamente. Ellos deben fomentar las formas más seguras de ver TV.
Y la excesiva televisión conlleva a que los niños tengan actos negativos: la violencia, agresividad. Es claro que la violencia en la televisión no es la única fuente de agresividad o de comportamientos violentos para los niños, pero sí una significativa reforzadora de comportamientos.
Ordoñez marcelo fiorella
INICIAL: "B" IX CICLO

Anónimo dijo...

Una reflexión sobre este tema de mucha importancia es la gran influencia que tiene los medios de comunicación en los niños es mas la televisión es uno de estos principales efectos que tiene pues como dice el video que la mayoría de los niños PRE escolares esta pegado y muchas veces se vuelve adicto ah este tipo de entretenimiento. Pues en los hogares no hay un control de este medio ,solo los padres muchas veces inducen a sus hijos a este mal habito , pues ellos prefieren que están allí sin ser molestados; debemos por ello es importante que la familia supervisé que tipo de programas vean pues muchos son agresivos y no hay , valores en estos juegos de tv
por ello estoy de acuerdo con mis compañeras en sus análisis y recomendaría que nosotras como futuras docentes busquemos métodos , de enseñanza para los padres y difundir otros tipos de entretenimientos cuentos, teatro.etc

vanessa curi gomez IX 5..A EDUCACION INICIAL

Carla Alcántara dijo...

“La niñera ideal para todo niño”, así denominan a la televisión la mayoría de personas con niños en casa. Resulta muy fácil deshacerse de un niño intranquilo o aburrido y sentarlo frente a un televisor por horas sin ningún tipo de control. Lo difícil viene después, pues esa niñera innegablemente les está enseñando centenares de cosas que no son del todo buenas. La violencia, las escenas no aptas para menores, los insultos y demás, son el pan de cada día en los programas tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Los hogares que poseen cable no están exentos de presenciar programas que atentan contra la moral de las personas y son aún más dañinos para los niños. Los dibujos animados ya nos son ajenos a este tipo de violencia, por lo que ya no resulta un alivio encender el televisor durante la hora de caricaturas. El único remedio ante esta preocupante situación, es la comunicación necesaria entre padres e hijos. Establecer un horario en el que esté encendido el televisor (horario previamente analizado por los padres) también puede ser una solución factible. Sin embargo, resulta aún más provechoso para el niño que sean sus padres los que tengan la última palabra en cuanto a lo que está bien o mal; sentarse junto a él a disfrutar de un buen programa o incluso a apreciar uno que no sea tan bueno, explicándoles su contenido.
Toda herramienta tecnológica puede ser positiva y traer beneficios siempre que sea bien utilizada y dejemos de considerarla como un sustituto de las personas, cumpliendo tareas tan delicadas como cuidar e impartir conocimientos en los niños.
Alumna: Carla Alcántara Tapia
Ciclo y Sección: IX A