Nancy

Nancy

lunes, 26 de septiembre de 2016

El Problema de Investigación



5 comentarios:

edwin huahuacondori dijo...

f

edwin huahuacondori dijo...

f

edwin huahuacondori dijo...

ff

Cintia Tabita Huerta Cantaro dijo...

6. ¿Cómo se diferencia el Tema del Problema de investigación?
El tema de investigación es el área de conocimiento dentro del cual se enmarca la investigación. El tema no define el rumbo de la investigación porque de un tema se pueden sugerir varios problemas. Antes de establecer el tema es bueno revisar los antecedentes, es decir, la situación en que se encuentran los estudios en esa área del conocimiento.
El problema de investigación es el enunciado concreto donde se presenta el planteamiento de dificultad, es el punto de partida de la investigación. El problema surge cuando no se encuentra una razón a lo sucedido, encuentras un vacío. El problema es una pregunta importante sobre el tema, la cual, mediante investigación se quiere hallar la respuesta.

El educador Bonorino nos da un ejemplo significativo:
Sobre un tema, como el aborto, por ejemplo, se pueden plantear dos problemas muy distintos como: (a) ¿Es moralmente correcto el aborto en algunas ocasiones?, y (b) ¿Es constitucional la legislación penal que castiga el aborto en el sistema jurídico X? En el primer caso estamos ante una investigación filosófica, enmarcada en el ámbito de la filosofía moral, mientras que para responder a la segunda se debe llevar a cabo una investigación jurídica…Son dos problemas diferentes sobre un mismo tema, prueba de ello es que sus respuestas son lógicamente independientes.

Fuente: http://pablobonorino.blogspot.pe/2008/12/tema-y-problema-de-investigacin.html
Por: Pablo Raúl Bonorino Ramírez - Universidad de Vigo

Cintia Tabita Huerta Cantaro dijo...

4. ¿Dónde se originan los problemas? - Ejemplo.
Mi problema de investigación: ¿Cómo influye el uso de los recursos didácticos en la enseñanza de literatura juvenil del 3er año de secundaria del colegio Manuel Robles Alarcón de SJL?

Mi problema surgió por experiencia propia, por lo que yo había pasado en el colegio y también en el dictado de clases en el curso de práctica pre profesional.
Conocí a personas que nunca habían cogido o leído un libro, que se dormían en clases y me preguntaba ¿por qué no les gusta la literatura si es bonito y entretenido? De ese conflicto pude inferir que algo o alguien estaban fallando.
Ya acordándome de mis años de estudiante de colegio, reflexioné sobre los diferentes maneras que en que me habían enseñado literatura. Tuve profesores aburridos, clásicos, los que dejaban mucha tarea, pero también tuve, a los que incentivaron en mí la lectura y lo que abarca ello, clases en los que no paraba de reír y asombrarme.
En la actualidad se sigue viendo a profesores dictando de la misma manera como lo hacían hace 10 años atrás. Se escucha tanto la palabra “actualización”, que cualquiera pensaría que los maestros dan una clase magistral en las aulas. A veces digo si los profesores se actualizan en conocimiento también deberían de actualizarse en el trato, en la relación con los estudiantes, en la forma, en la didáctica que utilizan, para poder así, cambiar el camino de la educación.