Nancy

Nancy

sábado, 24 de septiembre de 2016


CADE por la Educación: ¿Cómo hacer para reducir la deserción?

Claudia Aparicio, CEO de TIC4GOOG y Dividendo por Colombia, destaca el caso de Innova Schools en Perú


¿Cuál es la situación de la educación escolar en Colombia? En la última prueba PISA, al igual que el Perú no les fue bien
Han ocurrido varias cosas, la nueva ministra de Educación ha tenido un plan que en parte es continuidad del ministro anterior, que es desarrollar y solucionar los problemas fundamentales. Se hizo una consultoría con McKinsey y se diseñó un programa llamado “Todos a aprender", escogió las escuelas con mayor atraso y desarrollo una estrategia de acompañamiento muy fuerte en ese frente, eso ha sido positivo, tenemos un ministerio a ese logro.
El problema con PISA es que lo que hemos hecho es separar los estudiantes rezagados y ayudarles a estar más adelante, pero no estamos avanzando a la velocidad de los demás países, por eso no serán alentadores los resultados. No estamos haciendo esfuerzos en innovación y talentos excepcionales.
La cobertura en el nivel inicial es baja, tengo entendido que hace años estaba en un nivel de 40%, mientras que Perú está por encima del 90%
Hay que analizar la educación por niveles. En Colombia la educación inicial está avanzando, tenemos una ley de primera infancia recientemente aprobada, y si hemos crecido en cobertura que ya supera el 60%, lo que pasa es que es una carrera de cinco años. Antes teníamos un modelo distinto, informal, donde las madres se encargaban y ahora estamos pasando a un jardín infantil. Si estamos creciendo, pero el reto es de calidad. Un problema que tiene este cambio es que la tasa de deserción está creciendo y creemos que hay un reto allí.
¿Y en la educación escolar?
La cobertura es muy alta, tenemos una tasa neta de 94% en primaria, pero en el bachillerato hay una alta deserción, de al menos 30%. Esto se produce en el noveno grado sobre todo, hay un nivel bajo de motivación para terminar la escuela.
 ¿Por qué se da esta falta de motivación?
Es una mezcla de expectativas, de si efectivamente les da valor el estudio. Esa población de jóvenes q no ven ninguna motivación  es 1,5 millones. Y en el sistema de educación básica hay 10 millones de estudiante. Del bachillerato es el 30%
¿La educación superior no los atrae?
Tenemos un déficit de cobertura amplio en la educación superior que el ministerio busca reducir. De los que se gradúan de la escuela solo un poco más del 30% acude a educación superior. Por ello, el Gobierno lanzó el 2014 el programa Ser Pilo Paga para premiar a los mejores estudiantes, quienes pueden eligir las universidades y la carrera que quieren estudiar, también se les da un auxilio. Todavía no es masivo.
Desde su experiencia profesional, ¿qué cambios deberán darse para reducir el abandono escolar?
Es un tema por supuesto de motivación de los jóvenes y requiere que la educación plantee mejor la oferta de valor que tiene. De hecho, la reflexión sobre este tema es que no se está dando por puro capricho, se da porque el mundo del trabajo se transforma sustancialmente y los jóvenes no ven valor en lo que estudian.
La educación no genera competencias que los jóvenes necesitan adquirir para ir al mundo laboral o el emprendimiento. Los trabajos se transforman, hoy hay demanda de habilidades STEM (ciencia, tecnología, matemática e ingeniería), pero los colegios no han sido capaces de abordar esa necesidad. Por ejemplo, en el 2030 la mitad de las profesiones actuales habrá desaparecido, entonces estamos educando a los jóvenes para lo incierto. Hoy son claves las habilidades sociales y tecnológicas, además de las de innovación, sino soy capaz de solucionar problemas no servirá tener muchos conocimientos.

http://elcomercio.pe/economia/peru/hay-gran-deficit-profesionales-stem-america-latina-noticia-1933956


1 comentario:

Gina Aragón dijo...

Pienso que la falta de motivación no solo se puede hablar del estudiante sino también del docente. La profesora Coloma de la facultad de Educación de la PUCP explica que en Finlandia, como también sucede en los diversos países asiáticos, existe una gran valoración del profesor que lo motiva a tener un buen desempeño. “El profesor es bien pagado y reconocido socialmente, es una profesión que da prestigio”, comenta la profesora y hace una comparación con lo que sucede en nuestro país, donde el educador es menospreciado. “Hay que darle valor al profesor, eso significa formarlo bien, motivarlo, darle los elementos para que haga un buen trabajo, la inversión es una cuestión paralela”, agrega.
Si bien es necesario que el Estado apoye con diferentes capacitaciones para mejorar el nivel del profesor, no serían los únicos que deberían intervenir. La profesora explica que lamentablemente se ve al Estado como el único actor en este problema cuando en realidad todos tenemos la responsabilidad, sin embargo, se tiende a dejar al profesor solo. “No hay que quedarse en lo negativo y apuntar a donde queremos ir y lo que debemos hacer."